Poema para un 36211

Hace ya unos meses que comencé la lectura de este bello poemario y en seguida fui consciente de que la profundidad de su contenido bien merecía una mirada sosegada y tan concienzuda como calurosa. Razón y emoción unidas en aras del buen juicio, de la opinión inteligible, del placer de mostrar el corazón desde el latido. Y es que la sed se halla en la mirada y no en fluido alguno. Poemario de poeta hecho, este que aquí traigo, como decía antes, con pleno interés. Poemario de poeta en estado de gracia, sabiendo, absolutamente siempre, los terrenos que pisa, conocedor de lo que explora, gracias a un oficio adquirido a lo largo de los años y a una sensibilidad que lo conecta, con precisión, al universo que describe. Es en ese mirar el mar, en ese mirar al mar, ambas a la vez, pues no es la misma acción, donde el hombre percibe la existencia y la necesidad. Observo, sobre la estructura del libro, una construcción a base de poemas monoestróficos, que se asemejan a torres vigías o a boyas, incluso a faros, referencias externas, como antes apuntaba, que simbolizan la unidad del ser ante el temor a perderse. En lo formal, junto al ya referido ritmo que imprime la dulzura del lenguaje escogido, advierto una sensualidad mantenida de vaivén y cuerpos que se mecen unidos.

Transcript

Se olvidaron los dioses de amparar nuestra cueva. Famélicos y hambrientos, hundidos en la nieve, los lobos rastrearon la intimidad del valle. Malos tiempos para quienes poníamos ilusión y orgullo en cada flecha. Nuestro amor sucumbió cheat el deshielo. Nuestro amor fue, semejante vez, un rupestre vestigio pintado en las cavernas con la sangre inmolada de las víctimas, un cuchillo de piedra primorosa, una señal de acaecer prendido fuego. Animales del destino cheat billetes de ida. Las paredes ceñían el fiero contorno de la matanza, la saliva era un beso para dos sobre el mantel de linóleo. Fuera preferible no limpiar las ventanas, ocultos permanecer en la guarida entretanto devoraban del amor su penosa hábito, los ritos consabidos.

MALOS TIEMPOS

El amor se forja en un crisol, con acero, resistente y duradero y un baño de cromo, que lo hace inoxidable e inalterable, por los años de los años. Hay amores de fino cristal, pero son amores por poco tiempo y hay amores que nacen en el viento, soplados por la pasión y que termina al calmar el viento. No quiero que te confundas, joven niña. Y aquel que diga que el amor es una fino cristal; no confíes en él. Que nadie te diga que te he olvidado; no existe en mi olvidar un amor como el que te di, no existe en ti olvidar un amor como me diste. Lo nuestro es infinito, infinito, interminable, perpetuo.

776777778