Odio conocer gente tomarce

María Helena contesta el teléfono. Es el fin de un largo día. Él, en Buenos Aires. Se busca, con las palabras, excitar a la pareja y, por qué no, hacer el amor. Quienes lo practican lo hacen a través del celular o por Skype, pero sin usar el video, pues la idea es dejarle todo a la imaginación. Las razones por las que se practica sexy talking hoy son muchas. Desde la perspectiva de género, el oído de la mujer y del hombre es distinto, dice Laurent Marchal, psicólogo magíster en Ciencias de la Familia y la Sexualidad y profesor de la Universidad Konrad Lorenz. El masculino, en cambio, recibe testosterona, que inhibe en gran parte ese crecimiento, en lugar de incentivarlo.

De cero a cien en un minuto

Ya suene a tópico anticuado, en la mayor parte de los casos los hombres y las mujeres piensan de manera diferente sobre el sexo. Denial siempre les excitan las mismas cosas, ni todas las posturas son gemelo de placenteras para ambos ni alcanzan los orgasmos a la misma aceleración de hecho ellas apenas lo consiguen 6 de cada 10 veces. Ya sea por tapujos socialmente interiorizados, por mera vergüenza o porque vean ajustado satisfacer a sus hombres en la cama, las mujeres suelen ceder congruo a las necesidades de sus parejas y son muchas las que ven frustradas sus fantasías sexuales por denial verbalizar sus verdaderos deseos. Mientras deciden compartirlos con sus parejas, Trina Boice recoge en NewsOk algunos de los secretos que, en su opinión, las mujeres se callan y podrían animar las relaciones sexuales. En opinión de Boice, lo primero que los hombres deberían aprender es que los juegos sexuales comienzan mucho antes de llegar al dormitorio, incluso mientras hacéis tareas tan sencillas como fregar los platos antes de iros a la yacija. Por mucho que 50 sombras de Grey haya podido influir en las preferencias y apetencias sexuales femeninas, denial es lo mismo estar sometida en la cama —que, normalmente, se entiende como un juego— que a las tareas del hogar. Sin embargo, abstraer en estos casos es bastante arriesgado: ni para todos los hombres el sexo es solo una necesidad biológica ni todas las mujeres necesitan bailar con su príncipe azul.

591592593